Logo

Gobierno de Extremadura

Trinidad Nogales asegura que la segunda fase de construcción del Centro de Artes Visuales Helga de Alvear “ya está en marcha”

19:11 Miércoles 19 Nov de 2014 Educación y Cultura Cultura

Recursos adicionales


“Extremadura contará en 2017 con un centro de artes visuales que situará a Cáceres entre los destinos prioritarios del arte contemporáneo”, ha asegurado hoy la consejera de Educación y Cultura, Trinidad Nogales, en la presentación del proyecto de construcción de la segunda fase del Centro de Artes Visuales Helga de Alvear, a cargo del arquitecto Emilio Tuñón.

Según ha informado la consejera, el proyecto ha sido aprobado por el Consejo Rector de la Fundación Helga de Alvear, que es la institución encargada de realizar la ejecución y contratación de las obras, por lo que ya se está trabajando en los trámites previos necesarios para la contratación de las obras. La segunda fase “ya está en marcha”, ha dicho Nogales.

La consejera de Cultura, Trinidad Nogales, durante la presentaciónLa consejera, acompañada por la alcaldesa de Cáceres, Elena Nevado; el presidente de la Diputación, Laureano León y la coleccionista Helga de Alvear, ha destacado la importancia del convenio realizado el pasado 19 de septiembre que supone “el impulso necesario para que la colección de Helga de Alvear tenga su destino definitivo en Extremadura”.

Con este fin, se construirá un edificio de nueva planta que contará con espacios expositivos, auditorio, centro de documentación y área de servicios educativos, además de un recorrido público peatonal. En total, la superficie construida alcanzará los 8.000 metros cuadrados.

Trinidad Nogales ha dicho que este ambicioso proyecto es posible gracias a la implicación del Gobierno de Extremadura y a la “generosidad” que ha demostrado Helga de Alvear alcanzando un acuerdo de colaboración público-privado “ejemplar”. En ese acuerdo la Consejería de Educación y Cultura y Helga de Alvear se comprometen a financiar a partes iguales la construcción del nuevo edificio. Para ello, el Gobierno de Extremadura aporta cinco millones de euros y Helga otros cinco millones. El convenio también ha sido suscrito por la Universidad de Extremadura, que aporta el terreno anejo a la Casa Grande, y la Fundación Helga de Alvear, que es la institución encargada de la contratación y ejecución de las obras.

Respecto al proyecto presentado por Emilio Tuñón Arquitectos, que ha sido costeado por Helga de Alvear, la consejera ha señalado que es un “edifico a la altura de la colección que acogerá en su interior. Una colección que está clasificada entre las colecciones privadas de arte contemporáneo más destacadas en el ámbito internacional”. “Es un digno continente para el valioso contenido que albergará”, ha dicho la consejera.

Una de las cláusulas del citado convenio recoge que una vez que se emita la certificación final de las obras del nuevo edificio, Helga de Alvear se compromete a donar a la Fundación Helga de Alvear su colección, un gesto muy importante que demuestra el compromiso de la coleccionista con Extremadura, ha asegurado la consejera.

EL PROYECTO DE EMILIO TUÑÓN ARQUITECTOS

El arquitecto Emilio Tuñón ha explicado en la presentación que entre los objetivos urbanísticos contemplados en este proyecto figura “incorporar un elemento difusor de actividad que contribuya a las medidas de revitalización de la ciudad histórica”. Asimismo, este proyecto también busca “recuperar la mayor parte de los jardines del solar, adscribiéndolos al uso público” y “configurar una edificación vinculada a la Casa Grande que mantenga la calidad patrimonial de ésta”.

Esta segunda fase del Centro de Artes Visuales Helga de Alvear posibilitará redistribuir la Casa Grande para albergar el área administrativa de la Fundación, la sala de exposiciones temporales, la biblioteca y los espacios educativos. Está previsto que los talleres infantiles cuenten con una salida directa al patio interior cubiertos por una gran pérgola.

Dentro de los objetivos arquitectónicos, Emilio Tuñón ha señalado la creación de “un atractor cultural eficaz y versátil, con una imagen equilibrada y reconocible”. Además, Tuñón también persigue en el proyecto “construir un volumen sencillo, desde el punto de vista formal y constructivo, estableciendo un ajustado diálogo con la Casa Grande”. Las salas de exposiciones se agrupan mediante una estructura ordenada y flexible, organizada en cuatro niveles. En el primero de ellos se sitúan las taquillas y el control de acceso como paso previo a una gran sala a doble altura en la que podrán exponerse obras de arte de gran tamaño. En esa planta comienza un recorrido expositivo descendente.

El segundo nivel expositivo está compuesto por dos grandes salas de las cuales una de ellas coincide con el comienzo de un gran vacío iluminado con un ventanal orientado al nuevo jardín del Centro de Artes Visuales Helga de Alvear. La segunda sala permite un paso exterior conectado con la nueva planta de talleres de la Casa Grande.

El tercer nivel expositivo está dividido en tres salas de similares dimensiones, ofreciendo un espacio expositivo versátil gracias al apoyo estructural y funcional de dos muros transversales. Este espacio cuenta con una altura libre de diez metros, de gran utilidad para exponer algunas piezas de gran altura.

El último de los niveles expositivos se sitúa a la altura de Camino Llano ofreciendo un lugar idóneo para la entrada de carga y descarga, almacenes y la posibilidad de un espacio expositivo en conexión con el nivel de calle, y por tanto de gran versatilidad.

Emilio Tuñón también ha asegurado que otro de los objetivos del proyecto es “habilitar un paso cubierto al interior de la manzana, reinterpretando la tipología existente en el borde del casco histórico”.


Galería de imágenes